Epitafio a un perro

Aquí reposan
los restos de una criatura
que fue bella sin vanidad
fuerte sin insolencia,
valiente sin ferocidad
y tuvo todas las virtudes del hombre
y ninguno de sus defectos.

Este es epitafio escrito por Lord Byron a su perro Boatswain. Lord Byron era un poeta y un hombre muy original para su tiempo, valoraba y gustaba de la compañía de los animales y tuvo como mascotas: un oso, un águila, un tejón, un cuervo, gatos, monos…

Anuncios